Cada año esperamos con ilusión conocer las novedades que incluirá el modo Clubes Pro, nuestro modo predilecto desde que debutara hace una década. Si miramos muy atrás, a sus inicios, lógicamente encontramos una evolución notable entre lo que ofrecía FIFA 09 y lo que podemos disfrutar hoy en FIFA 19.

Sin embargo, echando la vista a los últimos años, es muy decepcionante el camino que ha decidido seguir EA Sports con uno de los modos de FIFA que más juego da (que no dinero, y seguramente ese sea uno de los problemas). Ya sabemos que Ultimate Team es la gallina de los huevos de oro para la compañía, pero qué menos que escuchar también a esa fiel comunidad que, edición tras edición, sigue ahí a pesar de los vaivenes.

Con FIFA 19, ha sido como vivir un déjà vu. En cuanto uno entra en la pestaña pertinente ve que está un año más ante la misma experiencia (cambia la jugabilidad porque el juego en su conjunto ha cambiado, pero la esencia del modo se ha conservado invariable). Los menús, las opciones dentro del vestuario, el árbol de habilidades… todo se mantiene igual que en FIFA 18, una decisión que sería aceptable si viniera acompañado de novedades.

Así de primeras nos preguntamos: ¿por qué no está la Champions League? Con todo el bombo que le ha dado EA a la adquisición de la licencia de la mejor competición de clubes del mundo (incluida una introducción con la ‘orejona’ como protagonista), ¿por qué no crear un torneo con el formato de la Liga de Campeones? Nos parece una oportunidad desaprovechada.

Tampoco se entiende que en su día quitaran la opción de poner tu cara a tu Virtual Pro. Es necesaria una evolución en este apartado y una mayor variedad de elementos personalizables, como la introducción de tatuajes o cicatrices.

Aun así, donde más echo en falta que EA meta mano es en el vestíbulo y en los partidos. Que a estas alturas no exista un campo de entrenamiento para practicar jugadas con tu equipo es incomprensible, igual que no permitir que un compañero que ha llegado tarde al partido entre al césped mediante una sustitución. Esperar en el vestuario a que el partido acabe no es la mejor forma de pasar el tiempo. Y si esto fuera muy complicado de implementar por la razón que fuera, que den al menos la opción de ver el encuentro como espectador, ¿no?

Fuente: esports.as.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.